Hoy no es un día cualquiera

Hoy no es un día cualquiera. Hace justo un año, tras una jornada de trabajo previa interminable, salió a la luz el primer número de El Independiente de Cádiz. Lo recuerdo como si fuera ayer. Llevábamos varios meses trabajando en el proyecto. Fue a mediados de enero cuando Francisco Jiménez (Jimmy para los amigos) se acordó de mí y me reclutó para formar parte de esta aventura. “Ven a una reunión y ya decides lo que haces”, me dijo. Y eso hice. En ella estuvieron otros viejos conocidos de mi etapa jerezana como Miró y Padilla. No fueron pocas las dudas que me asaltaron: ¿Qué hago? ¿Entro o no? ¿Arriesgo mis ahorros o me quedo en casa? Por aquel entonces llevaba varios meses en el paro, se me agotaba la prestación y no tenía perspectivas de encontrar nada de lo mío, por lo que mi decisión fue la que hubiera tomado cualquier plumilla en mi lugar: entro.

Número 1 El Independiente de Cádiz

Número 1 de El Independiente de Cádiz.

Las reuniones en Cádiz cada vez fueron más frecuentes. Había que cerrar muchas cuestiones: qué secciones tendría el periódico, quién iría a cada delegación, cuánto aportaríamos cada uno, qué materiales necesitábamos para echar a andar… y en mi caso, empezar a hacer contactos en El Puerto de Santa María, donde compartí delegación y meriendas con Miró, (ay, qué lejos te has ido) y a preparar temas para la salida del periódico. Aún recuerdo la primera maqueta que nos enseñó Rafael Avilés (Fali) y la buena impresión que me causó. Cada vez estaba más ilusionado con el proyecto, como el resto de mis compañeros. Un par de meses antes de salir a la calle encontramos sede: Sagasta 21. En pleno centro de Cádiz. Las primeras probaturas comenzaron allí. Usábamos nuestros propios equipos, compramos unas pocas mesas y al principio hasta llevábamos las sillas de casa.

Comenzamos a familiarizarnos con los programas que debíamos usar para editar el periódico. Unas cuantas semanas de rodaje con números cero… y a la calle. No se me olvidará la cara de Jorge Garret cuando, la madrugada del 2 al 3 de abril, pasada la una de la mañana, entró en un bar cercano a la redacción con el planillo en la mano y con cara de: ¡Lo hemos hecho! Era difícil de creer. Y lo hicimos en tiempo récord. A todos nos costó horas de sueño, de estar con la familia, de tener vida social en definitiva, porque las primeras semanas nos absorbía todo nuestro tiempo. Pero no me arrepiento. El periódico duró tres meses en la calle… las ventas comenzaron a decaer pronto, la publicidad tardaba en entrar y los gastos aumentaban. Poco a poco fueron dejando el periódico varios compañeros que no podían aguantar más en un proyecto que les quitaba muchas horas y que económicamente no era rentable. Lógico. Hasta el final duramos la mitad de los treinta que comenzamos esta locura, aunque con algún que otro fichaje. Porque sí, fue una locura. ¡Pero bendita locura! Fueron muchas horas de trabajo pero también muchas risas, muchos buenos momentos y también malos, pero lo hicimos. Nos arriesgamos y perdimos. Pero había que intentarlo.

El IndependienteEl periódico se publicó por última vez a mediados de julio. Cuando cerramos la edición descansamos. Fueron tres meses agotadores, incluso había ganas de tomarse un respiro… pero no tardé en echar de menos las tardes en la delegación de El Puerto, los cierres en Cádiz los días que me tocaba y a las personas que hicieron posible El Independiente. En 2013 vi nacer y morir un periódico, pero gané muchos amigos. La mecha de los independientes será difícil de apagar. Ya lo dijo el padre de David: “Tomátelo como si fuera un máster”. ¡Y menudo máster! Un máster de periodismo… y de vida.

En la foto no están todos, pero aquí espero no olvidarme de nadie: Jorges (Miró y Garret), Vanessa, Teresa, Rafa, Alma, Vilches, Raúl, Desi, David, Fali, Jimmy, Braza, Isa, Nani, Juani, Porqui, Laura, Mamen, Ernesto, Borja, Enrique, Jose, Ángeles (Peiteado y Robles), Jesús, Álvaros (Rovayo y Quirós), María, Begoña, Juanlu, Adolfo, Padilla, Mari Paz, Nayra, Fernando, Cristina, Helena… La foto que hay sobre estas líneas preside la estantería de mi cuarto. Me acuerdo de vosotros todos los días y hoy más que nunca. Lo dicho, hoy no es un día cualquiera.

Anuncios

Periodista y community manager. Licenciado por la Universidad de Sevilla, lleva dos años formándose en social media y gestionando redes sociales.

Tagged with: , ,
Publicado en Periodismo
2 comments on “Hoy no es un día cualquiera
  1. Blanca Blanco Taboada dice:

    ES UN BUEN RESUMEN DE LO ACONTECIO EN ESOS TRES MESES.ARRIESGASTEIS VUESTRO TIEMPO, DINERO, ILUSIONES,PERO AUNQUE NO SALIO,CREO QUE HA MERECIDO LA PENA Y TENDREIS SIEMPRE EL ORGULLO DE QUE FUISTES CAPACES DE SACAR UN BUEN PERIODICO,EN TIEMOS DIFICILES……ASI QUE OS DESEO QUE LA ILUSION NO SE HAYA IDO,Y QUE OS SINTAIS ORGULLOSOS DE LO QUE FUISTEIS CAPACES DE HACER.
    MUCHA SUERTE PARA TODOS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Estoy en
”Twitter”  ”Twitter”  ”LinkedIn”  ”Twitter” 
Categorías

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

Licencia de Creative Commons
El blog 'Periodista en formación' de Francisco Romero se edita bajo licencia Creative Commons
A %d blogueros les gusta esto: